domingo, 9 de septiembre de 2007

Spes

En el ataúd duraremos quietos,
Sordos a las tablas
Y el martilleo terco del recuerdo.
Devueltos nuestros pasos
Al norte único de la nada,
Sin más desengaños
Que la vida pasada,
Cuando enmudecimos de pronto,
con el silencio de la tierra de muerto
en la garganta.

Al fin habrá reposo a nuestro afán
De repartir con caricias
Las oscuras líneas de la mano,
Cuando debimos haber sabido
Que al imponer amor,
Añorábamos muerte.

No hay comentarios:

Mi lista de blogs

Datos personales

Mi foto
Entusiasta de la literatura, escritor in fieri... i hope so...